Yo y el mundo

12 08 2008

Me gustaría comenzar la aventura planteando ciertas cuestiones acerca de cómo organizamos nuestros pensamientos. Y, para hacerlo lo más sencillo posible, lo mejor sería partir de los conceptos más básicos para construir posteriormente otros más complejos.

Las personas estamos en el mundo.

El titular de este apartado parece una chorrada y de hecho lo es, pero es una chorrada importantísima. Nuestra mente se ha creado exclusivamente para sobrevivir en el mundo que nos rodea, ni más ni menos. En el comienzo de la evolución primaba la ley del más fuerte, pero con la aparición de las primeras mentes en seres vivos, todo cambió y ahora en la Tierra impera la ley del más inteligente. Así que algo primordial y que no se nos puede olvidar es que somos un producto de la Evolución, y no una creación divina.

Una vez claro esto, si nuestra mente es un producto de la Evolución y nos ha sido concedida para sobrevivir mejor en el entorno que nos rodea, está claro que si éste no fuera un mundo (y por ende) un Universo complejo, no la necesitaríamos, o quizás tendríamos una más sencilla. La mente, pues, tiene que ser muy buena en su análisis y comprensión de nuestro entorno. La mente analiza lo que nos rodea, procesa la información, y actúa en consecuencia, siempre con el objetivo de la supervivencia. Y, para realizar este análisis, debe poseer una vasta información de cómo es todo.

Creo, pues, que debemos partir de aquí, de cómo almacenamos la información acerca de nuestro entorno. Tenemos en nuestro cerebro una base de datos muy personal (veremos que cada persona guardamos un conocimiento distinto en muchos casos acerca del mismo concepto), acerca de cómo es lo que nos rodea. Necesitamos una estructura, una organización de esa información eficiente, rápida y muy muy grande en tamaño.

Los conceptos.

Las personas trabajamos mentalmente con conceptos. Un concepto es algo abstracto pero que define con mayor o menor exactitud algo que se da (o no) en el mundo real. Por ejemplo, todos tenemos el concepto de árbol, pero si a un grupo de personas se le pide que visualice su concepto de árbol, cada una de ellas imaginará un árbol distinto. Ahora bien, si se le pide que definan lo que es un árbol, lo que nos cuenten será muy parecido entre sí. Esto es porque los conceptos no son elementos reales, sino invenciones de nuestra mente para poder organizarse la información del mundo real.

Los conceptos son construcciones u objetos mentales, por medio de los cuales comprendemos las experiencias que emergen de la interacción con nuestro entorno, a través de su integración en clases o categorías relacionadas con nuestros conocimientos previos.

(Tal y como lo define la Wikipedia, la cual me parece bastante correcta en este caso)

Unido a este término se usan también las ideas, que según su definición están por encima de los conceptos y que Platón las definió como “la única fuente de conocimiento verdadero”, a partir del cual se genera todo lo demás. La verdad es que es muy interesante informarse acerca de toda la Teoría de las Ideas platoniana, por lo que invito al lector a que se pasee por la red en busca de información. Un resumen de esta teoría, bastante comprensible y corto, lo podréis encontrar aquí.

Y como apunte, me gustaría marcar que de esta teoría lo más importante son dos cosas:

  1. Las ideas son la base de todo, no podríamos entender el mundo sin ellas.
  2. Las ideas nacen de una observación del mundo, es decir, nosotros exploramos el mundo con nuestros sentidos y nuestra mente crea una idea para poder entender lo que sentimos.

Y por hoy ya está bien de teoría…

Vamos a lo práctico

Vamos a crear conceptos. Muchas veces para entender algo lo que hacemos es ponernos un par de ejemplos, ¿verdad? Pues hagámoslo aquí.

Para empezar podríamos definir una pelota. Si te preguntaran que expresaras tu concepto de pelota, ¿cómo lo harías? Seguramente comentarías algo del tipo “es un objeto redondo, de diversos tamaños y colores, que bota y sirve para jugar”. Esta definición tan sencilla guarda realmente una gran complicación para su almacenaje en nuestra estructura mental de conceptos. Pero analicemos la descripción, puesto que se define en pocas palabras varias cosas:

  1. Cómo es: redonda y de diversos tamaños y colores.
  2. Qué comportamiento tiene: bota.
  3. Para qué nos sirve: para jugar.

Añadido a esto, podríamos haber dicho muchas cosas más, pero por ahora las que tenemos nos bastan y nos sobran. De hecho, para empezar sólo nos centraremos en responder a la pregunta “cómo es”.

Fíjate que para definir cómo es la pelota, nos hemos limitado a dar una serie de valores a unas cosas que llamamos propiedades. Las propiedades son también invenciones de nuestra mente, que tienen un valor abstracto y uno concreto. El valor abstracto, para entendernos, podríamos llamarlo el “nombre” de la propiedad (peso, tamaño, color), y pertenece al concepto de pelota en este caso. El valor concreto es el que obtiene dicha propiedad cuando nos estamos refiriendo a un objeto del mundo real (por ejemplo: peso 100 gramos, color rojo, tamaño 20 cm de diámetro). Esto, que es entendible perfectamente por todos puesto que es el pan nuestro de cada día, es muy importante dejarlo bien definido.

En resumen, y por ahora, para definir un concepto aportaremos:

  1. Un nombre.
  2. Una lista de propiedades aplicables a dicho concepto.

Y, por ahora, para definir una propiedad, aportaremos:

  1. Un valor abstracto (el nombre por ejemplo), que no cambia nunca.
  2. Un rango o tipo de datos, al que pertenecerá el valor concreto que tome la propiedad en cada caso real.

Estas dos definiciones seguramente las ampliaremos más adelante.

Nos queda ya un último concepto básico importante del que hablar hoy: los objetos.

Los objetosssss.

Todos sabemos lo que es un objeto, pero, ¿alguien se atrevería a definirlo? Incluso nuestra amiga la wikipedia lo intenta sin mucho éxito:

Un objeto es una cosa sobre la que se puede accionar y carece de autonomía de acción.

 

Personalmente, no comparto esta definición porque casi ni la entiendo. A mi entender, no se puede accionar sobre todos los objetos existentes, y lo de autonomía de acción no sé a qué viene, puesto que un animal es un objeto y es completamente autónomo. Por ahora, y como sólo hablaremos de objetos tangibles del mundo real, podríamos definirlo como algo existente en el mundo real que puede ser enmarcado dentro de un concepto. Como mi (nuestra) tarea aquí es la exploración y la investigación, si más adelante descubrimos que es necesario modificar esta definición, lo haremos con mucho gusto.

Con esto, supongo que queda claro que para definir un objeto concreto del mundo real, es necesario:

  1. Decir a qué concepto pertenece.
  2. Dar valores concretos a sus propiedades.

Es sencillo!!!

Ya está bien por hoy.

Con todo lo definido en este artículo (que puede parecer trivial aunque era necesario hacerlo), podemos empezar a construir una base de conocimiento en un programa de ordenador. Ya tenemos la capacidad de almacenar conceptos (ideas) y propiedades. Y utilizar además objetos concretos para experimentar y trabajar con ellos.

Me pongo pues manos a la obra en construir esto y hacer las primeras pruebas, así que en breve os relataré cómo lo he hecho, ejemplos que haya utilizado y los resultados de dicha experimentación, los cuales nos llevarán sin duda al siguiente paso, como cuando un coche te pide un cambio de marcha… bueno en este caso nuestra nave espacial…

PD: Comentarios bienvenidos y muy necesitados. Gracias.

Anuncios

Acciones

Information

5 responses

12 08 2008
Fex

Una gran demostracion de sabiduria, si señor!
Muchas veces yo tambien me pongo a reflexionar sobre el ser humano y su forma de pensar y de conocer las cosas. Es dificil comprender como la mente es capaz de asimilar tantos conceptos, es mas, me parece una tarea imposible ya que incluso definir el termino mente es ya algo muy subjetivo, pero creo (bajo mi humilde opinion de lector) que vas por un muy buen camino: hay que partir del origen, de que somos, de como surgimos y de como conocemos nuestro alrededor.
Se me plantean muchas dudas, como por ejemplo: si ya es complicado definir un objeto material, ¿que hay de los abstractos? Son aun terminos mas subjetivos por lo que ¿una maquina (que intenta imitar la realidad) podria recrear un sentimiento si este ni siquiera esta definido en el mundo real?
Ansioso estoy de ver a donde te lleva este proceso, no importa si te lleva hasta el fin que buscas, lo que es seguro es que te llevara a alguna respuesta. Gracias por darnos que pensar

12 08 2008
creandomentes

Gracias a ti por leer y comentar, espero que tanto este como los sucesivos artículos sean interesantes y comprensibles para todos, y que más personas participen activamente como tú en esta aventura.

Por cierto, el tema de los objetos abstractos lo he omitido intencionadamente puesto que son conceptos mucho más complejos y aún no estamos preparados para abordarlos. Pero todo se andará…. 🙂

Un saludo.

16 08 2008
Juanfran

Sí señor, empieza bien tu viaje a través de los intrincados senderos del conocimiento. Buena aproximación práctica a algunos de los puntos clave básicos. Para profundizar un poquito, ya que al igual que Platón hizo increíbles y novedosas aportaciones al pensamiento humano, como éste no resulta ni mucho menos suficiente; recomiendo a los lectores, y por supuesto a ti que os aproximéis a los términos intuición, concepto, objeto y categoría de Immanuel Kant. Una breve aproximación la tenéis en http://www.filosofia.net/materiales/tem/kant.htm . Personalmente recomiendo (por su prosa divulgativa) que leáis Fundamentación de la metafísica de las costumbres, donde podréis aproximaros a teorías sobre la moral y los conceptos de buen obrar y conciencia. Para quien quiera algo más, de difícil comprensión le recomiendo Crítica de la razón pura.
Dicho lo anterior, me ofrezco como compañero de proa de este viaje que inicias. Un abrazo

16 08 2008
creandomentes

Gracias Juanfran por subirte a esta nave, sin duda leeré a Kant en las referencias que me ofreces y las tendré en cuenta. A ver si, entre todos, nos acercamos cada vez más a nuestro objetivo.

Un abrazo.

16 09 2008
Javi

La verdad es que a mi me ha recordado más bien a una clase de Buenaventura Clares de “Semántica de Lenguajes de Programación” ^_^’ y lo rallantes que eran tanto esas clases como la asignatura en general xD. Desde luego que personalmente en mi tiempo libre prefiero darle vueltas a otras cosas menos profundas que hacen que libere mi mente y se refresque para la siguiente jornada laboral que ya me absorbe bastante el seso.

¡Besotes!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: