Mis razones o Qué pequeños somos

5 11 2008

Sí, es cierto, comencé este blog hace ya unos meses con mucha ilusión y llevo un montón de tiempo sin postear nada… Muy a mi pesar, es cierto.

Y el problema es que mi trabajo, mi empresa, lo que ahora es mi vida, es también mi grillete, el que no me permite salir, expandirme, tener tiempo para mí, para mis amigos, disfrutar más de la vida, dedicarme a otras cosas que también me gustan.

Paso días, noches enteras rodeado de ordenadores, líneas de código, números, requerimientos de clientes y mucha, mucha paciencia. Porque sin ella no podría afrontar tantas horas de esfuerzo, tantos problemas a resolver… infinita y santa paciencia…

Mi empresa está pasando por un mal momento, como seguramente le está ocurriendo a muchas más de este y otros países. Económicamente va mal, el trabajo nos desborda y las personas que la formamos nos desvivimos para sacarla adelante. Sabemos que lo conseguiremos, pero… lo que nos está costando no puede describirse.

A veces todo me desborda y veo que, aunque mi trabajo me guste, tener tantos problemas genera que se me vaya un poco la ilusión. Quizá me lo tomo todo demasiado en serio, me afectan demasiado los problemas. Aunque últimamente mi forma de ver las cosas está cambiando. No sé, quizá sea por haberlo meditado mucho, o que inconscientemente mi cerebro, ese gran desconocido (y eso que se supone que mi cerebro soy yo), genera una barrera protectora, una nueva forma de pensar que me ayuda a estar mejor, afrontar todo con mejor cara y no pasarlo tan mal ante las innumerables dificultades que tiene la vida.

Y es en ese momento, cuando ya no puedes más, tocas fondo y tomas impulso… cuando aprecias que en general las personas estamos envueltos en un mundo, un entorno que de manera inconsciente nos hace sufrir. Las personas se recuerdan unas a otras muchas más veces los defectos que las virtudes, nos dicen cinco veces que hemos hecho algo mal por cada vez que nos dicen que hemos hecho algo bien, existen problemas por todas partes y más que vivir… parece que estamos sobreviviendo. Y no estamos aquí en este mundo para eso.

Si pudiéramos por un momento vernos desde otra perspectiva, desde lejos, sin nuestros grilletes, sin sentir que estamos atados a tantas cosas como el dinero, el trabajo. Si pudiéramos ver lo insignificantes que somos, lo pequeños que son realmente nuestros problemas, lo que nos estamos perdiendo!!!! … por ofuscarnos en nuestro minimundo, nuestra minivida…

Hay que trabajar, sí, hay que tener responsabilidades, también, hay que cuidar a los nuestros, por supuesto… Pero nuestra actitud es la que nos va a traer la felicidad y, por contacto, a la gente que nos rodea. Somos muy pequeños en un Universo tan grande… No nos podemos permitir ser infelices, al menos tenemos que intentarlo, porque generar felicidad para nosotros y para los demás, es un signo inequívoco de ser inteligentes…

PD: Amigos, esta, y no otra, es la razón de no poder postear con más frecuencia. De hecho, la aplicación que dije realizar para hacer todos los experimentos sobre la mente que queremos simular en el ordenador, está avanzada y dentro de poco colocaré las primeras imágenes y pruebas realizadas sobre ella… ¡os va a gustar!

 PD2: Carl Sagan… eras el mejor, el mundo te sigue necesitando…

Anuncios